Preguntas frecuentes

En resumen, el proceso que seguimos cronológicamente es el siguiente:

El cliente nos envía, vía e-mail, la solicitud de servicio con el perfil de la candidata requerida (en formato suministrado por nosotros).

Grupo Kleans hace una pre-selección de candidatas de acuerdo al perfil solicitado. Les realiza una entrevista profunda y les confirma referencias. Finalmente selecciona a una candidata.

Grupo Kleans envía al cliente, vía e-mail, resumen de la hoja de vida de la candidata seleccionada (con fotografía), y sugiere al cliente que la entreviste (si le gusta el perfil).

El cliente entrevista personalmente a la candidata. Si es de su agrado la contrata, de lo contrario Grupo Kleans sugiere otra candidata.

Una vez el cliente ha confirmado que contratará a la candidata, paga el servicio de selección a Home Kleans.

Grupo Kleans realiza visita domiciliaria a la candidata confirmada por el cliente.

Como parte final del proceso, Grupo Kleans envía al cliente un archivo digital con el informe final de selección (incluyendo fotografías de la visita domiciliaria).

La mayoría de empresas en el ramo son lo que los norteamericanos llaman “a dad and mom company”. Empresas muy informales y de simple subsistencia que parecen congeladas en el tiempo (no han evolucionado en la prestación del servicio en décadas). Usualmente solo se limitan a verificar superficialmente las hojas de vida de las candidatas y casi nunca realizan visita domiciliaria. El cliente tiene que desplazarse a la sede de la agencia para entrevistar a las candidatas, no le entregan archivo con el informe final de selección, no manejan la tecnología (Internet), y en general los servicios de estas agencias tienden a ser muy poco profesionales o confiables (habiendo excepciones obviamente).

Nuestra promesa de valor se basa en que si el cliente encuentra en otra parte unos precios más bajas que los nuestros (para el mismo paquete de servicios y con el mismo estándar de calidad), y nos lo cuenta previo a la selección, nosotros le igualamos la oferta.

Por experiencia, creemos que no. Y si existe, puede ser que ya esté trabajando con una familia. Por ejemplo, las candidatas que seleccionamos para trabajar en servicio doméstico están en capacidad de realizar las labores propias del hogar con diligencia y calidad (a un nivel normal y adecuado), sin embargo al ser contratadas es muy importante que el cliente destine el tiempo adecuado para darle a la candidata una pequeña inducción y un corto entrenamiento.

Normalmente es ineludible que una empleada se deba ir formando poco a poco para que se vaya amoldando cada vez mejor a las preferencias personales del cliente o familia (sobre cómo se deben hacer las cosas en el hogar), por lo que usualmente no es realista esperar un desempeño excepcional de la empleada desde el principio.

Esto es irreal. Nadie puede asegurar esto, y si lo hace mentiría. El proceso técnico de selección y el estudio de seguridad pueden dar la confianza de que la candidata en el pasado ha trabajado de manera idónea, responsable y honesta; pero ningún proceso de selección o estudio de seguridad puede adivinar el futuro, o predecir con un 100% de certeza que no habrá NINGUN inconveniente más adelante.

Como sea, Grupo Kleans ofrece una garantía de satisfacción de 3 meses. Lo cual implica que si en el transcurso de este lapso de tiempo el cliente desea cambiar a la candidata sugerida o esta renuncia, se le selecciona otra sin ningún costo.

En nuestra experiencia, las principales razones de esto son:

• Mala selección de la empleada (por medio de un proceso informal)
• Diferentes expectativas entre la empleada y la familia
• Pago de bajas remuneraciones
• Maltrato e irrespeto de alguna clase por parte de la familia hacia la empleada

Asegurarse que las expectativas de desempeño, estándares de calidad, tipo de labores, horarios, pagos, etc. sean totalmente claras tanto para el empleador como para la empleada (desde el principio).

Darle a la empleada una buena inducción y entrenamiento desde el inicio, para que tenga claro como le gusta a la familia que se hagan las cosas.

Irle tomando confianza gradualmente a la empleada, sin darle confianza total y absoluta desde el primer día (hacer que ella se gane y merezca esa confianza paulatinamente).

Tratar a la empleada con dignidad y respeto, proveerle un buen ambiente de trabajo, motivarla, darle las herramientas que necesita para desempeñar sus labores, y tener en cuenta la ley laboral.

Nos encantaría poder hacer esto, pero no es tan sencillo. La única manera en que podríamos hacerlo sería tomando pólizas de seguro contra este tipo de riesgos. Aquí el inconveniente es que tendríamos que trasladar el costo de la póliza a nuestros clientes, y por los sondeos que hemos hecho muy pocos clientes estarían dispuestos a pagar las tarifas de selección tan altas que estos sobre-costos implicarían.

Usualmente le presentamos al cliente entre una a tres candidatas sugeridas por la Agencia ya que nos aseguramos que en este proceso de búsqueda coincida lo mayor posible la solicitud del cliente con el perfil de la candidata propuesta . De esta manera, al concentrarnos en seleccionar desde el inicio a la persona correcta, la o las candidatas que sugerimos como primera opción normalmente es/son contratadas por el cliente en el 90% de los casos (lo cual hace el proceso muchísimo más eficiente y práctico).

De cualquier manera, si al ver el perfil enviado, al cliente le parece que no se ajusta a sus requerimientos, le enviaríamos otra opción (sobre la base del entendimiento de por qué no le gustó la primera candidata). Y así sucesivamente, hasta que el cliente quede satisfecho.

Esto puede ser verdad. Según los resultados aportados por el Dane en el Censo 2005, el servicio doméstico residente (de tiempo completo en los hogares) está acabándose.

En efecto, solo el 0,5 por ciento de los hogares Colombianos tiene empleada doméstica interna, revelando que la tendencia es hacia la empleada doméstica por días o por horas. Esta transformación se relaciona con el cambio en la estructura de los hogares, ahora más pequeños, y con el hecho de que en las grandes ciudades hay tendencia a vivir en apartamentos en lugar de casas, es decir, los espacios se han reducido.

Pero la principal razón es que trabajando externa una empleada doméstica normalmente gana más (el mínimo más subsidio de transporte) y trabaja menos (solo 8 horas al día). Mientras que trabajando interna solo gana el mínimo, y algunos empleadores llegan al punto de descontarles alojamiento y alimentación (lo cual es permitido por la ley, pero es injusto con la empleada).

Por lo anterior, cada vez es más cierto aquello de que las empleadas internas que duraban trabajando para la misma familia por muchos años son una especie en vía de extinción. Por esto es muy importante al contratar una empleada interna (y dada la escasez de este tipo de personal) el brindarle un buen ambiente de trabajo, motivarla y, de ser posible, pagarle más del sueldo mínimo pleno.

En conclusión, las empleadas internas idóneas son difíciles de conseguir (sin que sea imposible). Y ese es nuestro trabajo (hacerlo posible).

Si, esto es verdad. Las empleadas externas o por días - al no tener que vivir en el mismo sitio donde trabajan - normalmente se pueden “oxigenar” y relajar más fácilmente (después de un día de labores). Además, usualmente la carga y la jornada de trabajo de las internas suele ser mucho mayor; y ellas pueden caer más fácilmente en la rutinización (en sentido negativo y desmotivante) de sus labores diarias.

Por supuesto. Lo hacemos a solicitud expresa del cliente.

Logo Grupo Kleans Colombia

Mapa de Colombia con Antioquia resaltado.